El pasado miércoles 7 de julio se llevó a cabo una nueva actividad divulgativa organizada por el IDiBE de la UMH, y que fue retransmitida online a través del canal YouTube del Instituto (www.youtube.com/c/IDiBE).

Estamos rodeados de microorganismos (virus, bacterias, hongos), que se encuentran en el suelo, en el agua de ríos y mares, y en el aire. Lo que muchos desconocen es que estos microbios, bien por acción de la naturaleza o del hombre pueden viajar distancias increíblemente largas. Para hablar de este curioso y poco conocido tema, contamos con dos expertos que nos aportaron visiones complementarias: el Dr. José Antonio García Orza, del Área de Física Aplicada de la UMH, y el Dr. Manuel Sánchez Angulo, del Área de Microbiología de la UMH. Ambos investigadores con muchos años de experiencia en sus respectivas especialidades.

José Antonio García, quien dirige un grupo de investigación sobre Dinámica Atmosférica, explicó cómo se producen los grandes movimientos de polvo africano hacia la Península Ibérica, mostrando espectaculares imágenes (tomadas incluso desde la Estación Espacial Internacional) de una tormenta de arena formándose en el norte de África. Pudimos ver como todo ese polvo generado en África realiza su viaje hasta el sur de España. Hay que decir que este material se encuentra normalmente a altitudes que hace que nos pase desapercibido. Las masas de polvo africano tienen la capacidad de alcanzar el Caribe y los Estados Unidos. Todas esas partículas minerales permiten fertilizar tierras (como la selva amazónica) y océanos a miles de kilómetros de distancia. Junto con las partículas del suelo viajan los microorganismos. La pregunta que nos hacemos es si vivos e infecciosos, o no.

Para responder a esta cuestión pasamos a la charla del microbiólogo Manuel Sánchez, docente e investigador con una larga trayectoria en divulgación científica. Manuel comenzó haciendo una glosa de los primeros descubrimientos, en los siglos XVIII y XIX, que permitieron confirmar la presencia de microorganismos en el aire. Hoy en día tenemos un ejemplo muy claro en la transmisión por aerosoles del coronavirus SARS-CoV-2. Destacó que la atmósfera es un entorno inhóspito, y que la consideración de la atmósfera como un nuevo nicho ecológico es uno de los temas actualmente candentes en la Microbiología. Se mostraron algunos llamativos ejemplos de bacterias, hongos y virus que pueden encontrarse en el aire. Algunos, como Neisseria meningitidis causante de la meningitis, son peligrosos patógenos. Pero que no cunda el pánico: nuestro sistema inmunitario nos protege de las dosis pequeñas que hay de estos microorganismos en el aire.

Finalmente, José Antonio García y Manuel Sánchez pasaron a contestar a las preguntas que llegaban a través del chat, que estuvo muy animado con cuestiones diversas referentes a los métodos experimentales, al movimiento por aire de microplásticos, a los efectos del cambio climático, al desplazamiento de bacterias en biofilms, etc.

A la vuelta del verano retornaremos con más divulgación científica. Esperemos que de manera presencial, en nuestro conocido formato de Ciencia con Tapas.

(Luis Pérez)

 

 

 

 

 

 

 

 

Share This