Durante los días 29 y 30 de marzo tuvo lugar la formación para la utilización y mantenimiento del espectrofluorímetro UV-VIS-NIR de alta sensibilidad y con resolución temporal marca PicoQuant modelo FT-300, recientemente adquirido por el IDiBE mediante una actuación cofinanciada por la Unión Europea a través del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunitat Valenciana (2014-2020).

Para impartir la formación del equipo, cuya recepción se celebró el día previo, los técnicos de la empresa MTB Javier Sanz y Alberto Lozano, junto con el especialista de PicoQuant, en este caso por videoconferencia desde Alemania, presentaron un curso de introducción en el uso básico del equipo. Dentro del mismo se incluyó, además, la medida de muestras aportadas por los asistentes, a fin de adecuar el curso a las necesidades reales de los potenciales usuarios.

El espectrofluorímetro de fluorescencia de resolución temporal, que se engloba dentro de la plataforma tecnológica PATeNT del IDiBE, es un equipo de última generación de tipo modular, lo que le confiere flexibilidad en su uso y la posibilidad de ser ampliado en un futuro. El modelo adquirido tiene una lámpara de Xenon de 300 W como fuente policromática y un monocromador doble de excitación y otro de emisión junto un compartimento de muestras de cuatro posiciones termostatizado mediante Peltier. Con esa parte del equipo es posible medir fluorescencia en estado estacionario, recoger espectros de excitación y de emisión y determinar rendimientos cuánticos. Además, incluye polarizadores de excitación y de emisión que permiten medidas de anisotropía de fluorescencia. Por otro lado, también se ha adquirido un módulo para medir fluorescencia resuelta en el tiempo, compuesto por una electrónica de detección de picosegundos, y fuentes de luz pulsada, en concreto dos LEDs y tres diodos laser, que cubren desde la región del ultravioleta al visible. Este módulo también cuenta con polarizadores automatizados para la adquisición de medidas de anisotropía resuelta en el tiempo.

Las aplicaciones de la fluorescencia en estado estacionario y resuelta en el tiempo son múltiples, tanto en ciencia básica como aplicada, en campos tan diversos como la biología, química, biotecnología, nanotecnología, farmacia, ciencia de materiales, alimentación o medioambiente. Estas técnicas permiten el estudio y caracterización de materiales o sistemas biológicos a nivel molecular y celular, lo cual permite medir distancias a escala nanométrica, así como procesos dinámicos que suceden en el rango de nanosegundos. También, gracias al desarrollo de sondas y marcadores fluorescentes cada vez más avanzados, es posible medir interacciones moleculares o caracterizar estructuras de macromoléculas biológicas como ADN o proteínas, o estructuras más complejas y heterogéneas, como las membranas biológicas. Además, la fluorescencia tiene una gran utilidad como herramienta analítica, sobre todo en el campo de los sensores y biosensores, debido a su gran versatilidad y sensibilidad.